Inicio Actualidad Desastre ecológico en Rusia por el vertido de diésel en el Ártico

Desastre ecológico en Rusia por el vertido de diésel en el Ártico

231
0

Un importante derrame de diésel de más de 21.000 toneladas ha tenido lugar en la región del Ártico ruso causando importantes daños medioambientales.

Las altas temperaturas en la región de Norilsk han derretido el permafrost (capa de hielo permanente en el suelo) del suelo produciendo fallos estructurales en uno de los pilares que sostenían en grandísimo deposito con unas 21.000 toneladas de diésel.

Al colapsar el suelo, este deposito se rompió y el vertido afecto inmediatamente a mas de 350 kilómetros cuadrados en la región contaminando el suelo, pequeños ríos y un lago local. Todo unido posiblemente a la negligencia humana.
Los ríos Ambárnaya (cuyas aguas alcanzan el océano Ártico) y Dalkikán ya estaban muy contaminados por vertidos anteriores de la industria del níquel pero ahora lo están aun más, de modo que sus aguas han quedado teñidas de color púrpura.

Según @greenpeace_esp
podría compararse con el incidente con la catastrofe ecológica que produjo en Alaska en 1989 cuando el petrolero Exxon Valdez encalló con un arrecife y derramó miles de toneladas de petróleo al mar.
Por otro lado, Norilsk es una de las ciudades mas contaminadas y sucias del planeta. La nieve no suele ser blanca si no negra debido a la polución.

No tiene ni un solo árbol vivo en un radio de 48 km por culpa de la lluvia ácida. Se estima que el 1% de las emisiones de dióxido de azufre de todo el planeta provienen de esta ciudad. Su atmósfera recibe cada año unas 4 millones de toneladas de cobre, plomo, níquel o arsénico.

Debido a su latitud, los habitantes sufren 45 días de noche permanente al año. Se encuentra relativamente cerca del Círculo Polar Ártico y la temperatura media anual está por debajo de 0. Junto con Yakutsk son las únicas ciudades en zona de continuo permafrost