Inicio Actualidad Los cuatro grandes se sientan en el banquillo (los CEO de las...

Los cuatro grandes se sientan en el banquillo (los CEO de las Big 4)

97
0
alt_text
Si te dicen que hay cuatro compañías tecnológicas que, combinadas, valen poco más que 3,3 billones de dólares, es posible que no te impresione demasiado. Supongamos que para hacerlo más efectivo te dicen que es un número tan extenso que conviene expresarlo en notación científica: las cuatro suman 3,3156e12, pero seguís escéptico.
Bueno, va de nuevo: si sumamos el valor de mercado de Apple, Amazon, Google y Facebook, el total es 3.315.600.000.000 de dólares. Un poco más que ocho veces el Producto Interno Bruto (PIB) de 2019 de un país como Argentina.
Hoy, o sea, dentro de algunas horas, sucederá algo verdaderamente histórico: los CEO de esas big four –tal vez los ejecutivos o los dueños mejor pagos del mundo– estarán sentados ante una comisión del Congreso de los Estados Unidos para responder preguntas de los legisladores sobre posibles prácticas monopólicas y abuso de posición dominante.
Y no van a mandar a segundas o a terceras líneas gerenciales para responder: serán Jeff Bezos, Tim Cook, Mark Zuckerberg y Sundar Pichai los que estarán sentados en el banquillo de los acusados. ¿Dijo acusados? Sí, no es un juicio, pero nadie llega a comparecer ante los cuerpos legislativos del país más capitalista del mundo por prácticas monopólicas sin que pese sobre sí alguna que otra acusación, o al menos fuertes sospechas.
Sucederá a la una de la tarde de Argentina, y va a ser largo, no sólo por la magnitud de las compañías, sino también porque hay 3,3156e12 de asuntos que están en juego ahí.
Pero vamos a resumirlo con una pregunta: ¿de qué se acusa a cada una de las empresas?
Google
Alphabet, la compañía matriz, tiene en Google y en YouTube a dos de sus principales empresas. Su posible posición dominante se da en el mercado de la búsqueda y de la publicidad, a partir de un complejo ecosistema de aplicaciones que la hacen omnipresente. Se espera que los interrogantes a Pichai giren en torno a si han jugado limpio con competidores y cómo lo han hecho.
Sobre todo porque, como Bloomberg informó recientemente, los últimos cambios en el algoritmo de búsqueda de Google han hecho que fuera más caro para las empresas en línea llegar a los clientes, aunque se descuenta que esa complejidad de la que hablábamos haga que la investigación de la comisión no obtenga grandes revelaciones.
Los legisladores también pueden cuestionar cómo el negocio de la publicidad digital de Google se ha beneficiado del contenido tóxico online. Del mismo modo, también pueden preguntar sobre los discursos de odio en YouTube, aunque algunos de estos temas podrían desviar la atención de las cuestiones antimonopolio.
Finalmente, es posible que se le pregunte a Google sobre China, un mercado al que Google le interesaría todavía entrar, a pesar de los anuncios del año pasado.
Apple
Hasta ahora, de los miembros de esta lista Apple era el único que se mantenía fuera de cualquier sospecha de actitud monopólica, aunque en los últimos tiempos han crecido las acusaciones de que la App Store y su amplio entorno de aplicaciones están perjudicando a los desarrolladores y a otras empresas.
Apple tiene reglas restrictivas para los desarrolladores de la App Store, e incluye un impuesto del 15% al 30% sobre las compras de aplicaciones que es señalado desde hace rato como injusto y excesivo, incluso contra las mismas declaraciones de Tim Cook de que no cobra un canon más elevado que –por ejemplo– la tienda de Google Play.
Entre las firmas que más ruido han hecho al apuntar el dedo contra la manzanita, están Spotify (competencia directa de Apple Music) y, el mes pasado, Basecamp, desarrollador de la aplicación de correo electrónico premium Hey.
Facebook
Facebook no solo es Facebook. También es Instagram, WhatsApp y Oculus. Pero tampoco es solamente eso. Adquirió Giphy a principios de este año por 400 millones de dólares, lo que disparó las alarmas antimonopolio. Los críticos dijeron que el alcance de Giphy a través de la web podría ayudar a ampliar la ya masiva operación de seguimiento de anuncios de Facebook.
Lo cierto es que la firma fundada por Zuckerberg compró un montón de compañías grandes y pequeñas en los 16 años desde su fundación. Su adquisición de Instagram y de WhatsApp en 2012 y en 2014, respectivamente, cimentó a Facebook como un gigante de la tecnología mundial. En 2013, Facebook compró Onavo Mobile, una aplicación que usa la Inteligencia Artificial para identificar otras compañías que podrían hacer buenas compras (Facebook cerró la aplicación después de la controversia).
De hecho, no será la primera vez para Mark en una comparecencia de este tipo. Esta vez es probable que los legisladores también cuestionen las medidas de Facebook para detener la propagación de la desinformación y el discurso de odio en su plataforma, especialmente en medio de la pandemia de Covid-19 y en el período previo a las elecciones de 2020.
Amazon
Amazon ya ha sido objeto de un fuerte escrutinio por parte de los reguladores antimonopolio durante el año pasado por el trato que les da a terceras empresas que venden productos a través de su sitio web.
Una investigación realizada por el Wall Street Journal en abril reveló que Amazon utilizaba muy seguido los datos obtenidos de terceros vendedores en su sitio web para elaborar planes de desarrollo de sus productos de marca propia; esa revelación dio lugar a una amplia investigación antimonopolio de la empresa en la Unión Europea.