Inicio Actualidad Se trabaja para recuperar la capacidad de riego en el Canal Molina

Se trabaja para recuperar la capacidad de riego en el Canal Molina

104
0

Una solución con proyección.

Tras cuatro meses de verse afectado su curso hídrico con importantes pérdidas para el cinturón verde, la Provincia ejecuta una obra que podría ampliar notablemente su potencial.  

REGIONALES - Canal

La obra que la Provincia está ejecutando sobre el Canal Molina, promete recuperar su capacidad de riego a los parámetros originales, cuando fue construido hace más de un siglo por Pedro C. Molina. Si todo ocurre como se anuncia, la paciencia de los productores del cinturón verde tendrá su premio. 

Básicamente, la intervención realizada en el sector cercano a la toma de agua en Tercera Usina, busca evitar nuevas obstrucciones en el curso de agua.

Desde hace unos cuatro meses el cauce se vio interrumpido por desmoronamientos en un tramo subterráneo del canal que abarca alrededor de 500 metros

Esto se logrará a partir de una traza alternativa a cielo abierto, que vale aclarar, no corre de manera paralela, debido a las condiciones de un terreno abundante en piedra, por lo cual, supera los 900 metros.

Hugo Schnebelli es uno de los usuarios del canal que más de cerca está siguiendo el avance de la obra ya completada en un 70 por ciento, según le precisaron los técnicos que allí trabajan.

De esta manera, se espera que durante los primeros días de octubre pueda ser inaugurada, garantizando, aunque con un leve retraso, el próximo ciclo de siembra, sobre todo de hojas verdes, de cara a las fiestas de fin de año, cuando crece la demanda.

Schnebeli aclaró que julio y agosto son meses en los que prácticamente no hay producción pero el déficit hídrico impactó de manera importante sobre lo sembrado allá por febrero y marzo.

Más allá de solucionar este inconveniente actual, resaltó además que las tareas que se están realizando, permitirán recuperar el potencial del canal para regar unas 1.000 hectáreas, casi 10 veces más de lo actual.

Por supuesto que para ello serán necesarios trabajos complementarios en canales secundarios y terciarios, algo que dependerá del interés y futuro desarrollo de este importante sector productivo de la región.

Otro impacto inmediato de esta obra, será la capacidad de transportar unos 500 litros por segundo, “el doble de lo que ha llevado en sus mejores tiempos”, destacó Schnebelli.

Actualmente, el canal Molina puede regar unas 120 hectáreas del “cinturón verde” pero tras las obras, podría progresivamente recuperar su capacidad original, diez veces superior.

En cuanto a dimensiones de la nueva traza superficial en forma de “v” que tiene 6 metros de profundidad por 7 de ancho, precisó que ya se han cavado 7.000 metros cúbicos, lo que casi podría completar dos camiones volcadores.

La obra también incluye dos sectores entubados para atravesar caminos y dos nuevas compuertas. Su costo se estima entre 4 y 5 millones de pesos, totalmente afrontados por el Gobierno provincial. Los números finales podrán variar en función de algunas modificaciones al proyecto original, como por ejemplo la necesidad de construir gaviones en sectores arenosos.

Para después quedará pendiente algo muy importante como es la reconstrucción de un “consorcio fuerte” que se encargue de administrarlo y realizar tareas de mantenimiento.

El sector afectado abarcaba unos 500 metros de cauce subterráneo que sufría desmoronamientos y será reemplazado por una traza superficial que ayudará a duplicar el caudal.

Schnebelli remarcó además el patrimonio histórico, económico y hasta el potencial turístico que representa el canal Molina, una obra de ingeniería prácticamente única en la provincia.

Según calcula, de su riego dependen alrededor de 300 trabajadores, prácticamente lo mismo que emplean las dos principales industrias de Almafuerte.

Pero además, resaltó la capacidad de abastecimiento del cinturón verde que abarca desde Río Tercero hasta buena parte de Calamuchita, incluyendo la capital provincial.

Por último, más allá de tener raíces políticas diferentes, Schnebelli agradeció a la gestión provincial, como así también del Municipio, “porque sin ellos, los consorcistas no habríamos podido hacer esta obra”.